Doce apuestas más locas y disparatadas

¿Qué te apuestas? ¿A que no hay …? Estas dos frases son el origen de las apuestas más extrañas y locas que te puedas imaginar. Nos encanta retar a amigos y aunque en alguna ocasión, todos hemos lanzado un órdago pocos son los que van a muerte hasta su fin. Apostar debe ir en el cromosoma humano  incluso hubo un programa de TVE presentado por Ana García Obregón y Ramón García que se titulaba ¿Qué apostamos? y que terminaba con una ducha fría de uno de los presentadores. Pues durante el tiempo que se emitió se realizaron más de mil apuestas de lo más insólitas y  sorprendentes. Pero hoy no vamos a recordar estas apuestas sino algunas de las apuestas más disparatadas del mundo.

LAS APUESTAS MÁS LOCAS Y DISPARATADAS

Te prometemos que vas a pasar un momento de lo más divertido con nuestro ranking de las apuestas más locas.

Apuestan a sus mujeres al fútbol

El cine ha retratado en mil películas momentos de desesperación en el que el protagonista apuesta cualquier cosa, incluso a su madre, para seguir jugando con la esperanza de cambiar su mala racha y recuperar sus pérdidas. Pues bien hay quien emula tan disparatado comportamiento, y este es el caso del ugandés Henry Dhabasani, aficionado al Arsenal que apostó a su mujer y su casa a que su equipo ganaba al Manchester United contra otro compatriota, quien se jugaba también a su mujer y un Toyota. El United ganó el partido 1-0 y Dhabasani cuando se recuperó del desmayo fue desalojado junto a su familia de su hogar.

Parece ser que apostar a la parienta es más habitual de lo que cualquier persona con dos dedos de frente pueda creer porque un ruso llamado Karpov también apostó a su mujer en una partida de cartas, pero ésta se enteró y le abandonó y se fue con el contricante por propia voluntad.

Todo o nada

Hay locos que no tienen ningún reparo en vender todas sus pertenencias e ir a Las Vegas a jugarse todo en una única partida a la ruleta, al rojo-negro. Este es el caso del británico Ashley Revell que cruzó el charco para jugarse los 135.000 dólares fruto de sus ahorros y de vender todos sus enseres en 2004. Vestido con un smoking alquilado, Ashley eligió y puso todo el dinero al negro. La tensión se podía cortar con un cuchillo, el silencio de la sala era sepulcral, pero en el último momento mientras la bola giraba Revell cambio todas sus fichas del negro al rojo ¡y ganó!. Se 269.400 dólares dejando 600 al crupier y salió zumbando rumbo a su Inglaterra natal, y con el dinero que ganó lo invirtió en una web de poker online.

Puedes vivir la emoción de su jugada en este vídeo, hay quien le denomina el jugador más intrépido del mundo.

20 años con prótesis mamarias por perder una apuesta

Hay otros que por dinero son capaces de cualquier cosa ¡incluso ponerse tetas! Este es el caso del canadiense Brian Zembic que se implantó pechos y ha estado con las prótesis durante ¡veinte años! y así  embolsarse 100.000 dólares aunque para ganar la apuesta solo necesitaba estar con los implantes un año, pero argumentaba que ya se había acostumbrado a vivir con ellas, que no le molestaban y que no encontraba el tiempo para quitárselas…

Por cierto, la mamoplastia no le costó ni un euro a Zembic pues conocía a un cirujano plástico aficionado también a las apuestas y se jugó con él el coste de la operación jugando al blackgammon.

En este vídeo a los diez años de la apuesta, Zembic seguía con los implantes de pecho. Puedes conocer más detalles de la historia de esta apuesta tan disparatada, y que salió en los todos los medios, aquí.

Apuestas de orejas y tatuajes en el culo

Mientras que unos apuestas en ponerse tetas si pierden una apuesta, otros proponen cortarse la oreja quien pierda un pulso. Dos rusos apostaron en un pulso que quien perdiera debía cortarse la oreja. Después del primer pulso, el perdedor pidió la revancha y la ganó, pero entonces ambos jugadores se cortaron una oreja imitando a Van Gogh.

Y de culo van otros. En 2013 el barcelonés, Juan Carlos González, miembro de la banda de rock Garaje Hermético prometió que si llegaban a la final de un certamen musical se tatuaría el rostro de David Hasselhoff en su nalga derecha. Por suerte o por desgracia, la banda llegó a la final y González cumplió su promesa. Ante la pregunta qué dijo tu madre al ver el tatto, este músico reconoció que lo primero que pensó su progenitora es que era tonto, pero que después le hace enseñar el culo a todas sus visitas.

Por lo visto en ese año debía de estar de moda tatuarse la cara de algún famoso en el culo porque Will Hirons, aficionado al tenis, hizo otro tanto pero esta vez el modelo era el tenista Andy Murray. En esta ocasión la apuesta era que si ganaba un inglés Wimbledon ese año, se haría un tatto con su rostro en tan insigne parte de su cuerpo. Pues bien después de 77 años sin que un británico ganase este torneo, Murray se alzó con la copa e Hirons cumplió su palabra.

Se juega su nombre y lo pierde

Otros no tienen ningún reparo de cambiarse su nombre por el más tonto que puedas imaginar y que tuviera 99 caracteres, en concreto por el de ‘Full Metal Havok More Sexy N Intelligent Than Spock And All The Other Superheroes Combined With Frostnova’ tras perder una apuesta al poker.

Esto ocurrió en Nueva Zelanda en 2010, y el susodicho realizó todos los trámites legales para cambiar su nombre y desde entonces en todos sus documentos de identidad lucen tan insigne y memorable nombre.

Las apuestas locas de Amarillo Slim

Todos los aficionados al poker conocen a Amarillo Slim, uno de los mejores jugadores de poker de la historia y rey de las apuestas más locas.

Apostó y ganó que conseguiría un golpe de golf de más de una milla, que ganaría un sprint de 100 metros a un caballo llamado Seabiscuit, o que derrotaría a un profesional de ping pong, Bobby Riggs, jugando con sartenes en vez de con palas. Años después repitió la apuesta contra un campeón de tenis de mesa de Taiwan, en esta ocasión Slim podía elegir con qué jugar la partida, y de nuevo sorprendió a propios y ajenos decantándose por botellines de cristal de Coca Cola y por supuesto ganando una vez más otra apuesta descabellada.

Apuestas premonitorias

Una apuesta que a priori puede parecer idiota pero que llegó a las casas de apuestas que crearon un mercado especial a que Luis Suárez mordería a alguien en el Mundial de Brasil. Pues como muchos recordarán el uruguayo le hicó el diente al italiano Giorgino Chiellini, acción que le valió la expulsión de los campos de juego durante cuatro meses y a un noruego, un tal Thomas Syversen se embolso unos 900 dólares aproximadamente. Es cierto que jugador del Barça ya había mostrado sus inclinaciones caníbales en otras dos ocasiones anteriores.

Y para terminar una apuesta a largo plazo, un abuelo que apuesta que su nieto siendo aún un bebé y creyendo que mostraba maneras en el fútbol apostó 60€ a que algún día jugaría en la selección de Gales. Pues bien, ese niño era Harry Wilson quien por supuesto jugó en la selección galesa y como centrocampista del Liverpool. Por cierto el abuelo apostó 60€ y ganó 150.000€ aproximadamente.